La experiencia de las prácticas rurales en Chiloé

Más de quince alumnos de las distintas carreras de la salud visitaron la comunidad de Chonchi.

Un grupo de alumnos de Medicina, Odontología, Nutrición y Dietética, Tecnología Médica y Kinesiología participó en la primera práctica rural multidisciplinaria organizada por la Facultad de Medicina Clínica Alemana Universidad del Desarrollo.

Durante 14 días, los estudiantes se dividieron en equipos para recorrer distintas zonas de Chiloé. En el caso de Loreto Domínguez, alumna de 5° año de Nutrición, se reunió un grupo de Kinesiología para visitar pacientes postrados y discapacitados. “Recorrimos muchos kilómetros para llegar hasta la casa de cada paciente, donde nos encontramos con historias bien complicadas. Por ejemplo, había gente postrada hace 14 años con niveles altos de desnutrición y deshidratación”, explica.

La visita consistió en una evaluación y diagnóstico nutricional, donde Loreto debía aplicar los conocimientos adquiridos durante los cuatro años de universidad. “Luego del diagnóstico, que generalmente eran problemas de diabetes, hipertensión y dislipidemia, les dejaba indicaciones. Muchos sabían qué tenían que hacer, pero por un tema de recursos económicos, no lo seguían al pie de la letra”, cuenta.  

Los alumnos, luego de una preparación y charla explicativa, les dijeron a sus pacientes que aprovecharan sus invernaderos para cultivar verduras más saludables. Además, les hablaron sobre las facultades del huevo, carne y leche, alimentos que se ven más en esta zona. “Al ser un lugar rural, lejano y en algunos casos de escasos recursos, tratamos de educarlos en distintos temas de salud. Algunas personas eran analfabetas, así que debíamos encontrar las palabras exactas para que comprendieran la necesidad de seguir un régimen y una rutina de ejercicios”, dicen.

Christian Verdugo, alumno de la especialidad de Morfofisiopatología y Citodiagnóstico de Tecnología Médica, cuenta cómo fue trabajar en el laboratorio del Hospital de Quellón y conocer la realidad de la isla. “Esta experiencia para mí fue increíble ya que me sirvió para ver otras realidades de la salud de Chile, ver cómo profesionales con recursos limitados realizan un trabajo hermoso donde una de sus grandes motivaciones es el amor a lo que hacen junto con el gran cariño con el que la gente les responde a su labor… ese es el mejor sueldo que uno puede recibir”.

Al finalizar la práctica, los alumnos se reunieron con los vecinos de Chonchi, quienes, en agradecimiento, los esperaron con un curanto en hoyo y música chilota. Con esta recepción, todos quedaron agradecidos y con ganas de volver a ser parte de esta experiencia.

Compartir