AMCA da bienvenida y premia a estudiantes de tercer año de Medicina

En una solemne ceremonia fueron recibidos los estudiantes que inician su práctica en Clínica Alemana, oportunidad en que renovaron su compromiso del Código de Honor.

El jueves 3 de mayo la Agrupación de Médicos de Clínica Alemana (AMCA) realizó la ceremonia de bienvenida a la actividad clínica a los alumnos de tercer año de nuestra Facultad de Medicina.

El acto fue instituido hace cinco años por esta agrupación y tiene el objetivo de que sus médicos, junto a las autoridades de la clínica, reciban a quienes comienzan su práctica tanto en la institución como en el Hospital Padre Hurtado.

La ceremonia, que contó con la asistencia de alrededor de 90 alumnos, también tuvo como invitado especial al doctor Fernando Mönckeberg, fundador de INTA y de CONIN y Premio Nacional de Medicina 2012, quien ofreció una ilustrativa conferencia sobre la erradicación de la desnutrición infantil en Chile.

Tradición y simbolismo

La ceremonia tuvo lugar en el Aula Magna de Clínica Alemana, ante la presencia de su gerente general, Marcelo Magofke y de su médico director, Dr. Claus Krebs, como también del decano de la Facultad de Medicina, Dr. Pablo Vial; del director del Centro de Bioética, Dr. Juan Pablo Beca; de directores de AMCA y de algunos médicos docentes.

El Dr. Patricio Silva, director de Asuntos Económicos de AMCA, inició el encuentro dando la bienvenida a los alumnos y destacando que el acto tiene el propósito de “ser una tradición para transmitir los valores que queremos practicar como médicos de Clínica Alemana”.

El presidente de AMCA, Dr. Arnold Hoppe, señaló que a lo largo de los años este acto “se ha ido cargando de simbolismo en la casa, junto al Hospital Padre Hurtado, que los va a formar. Además, desde ahora iniciarán el contacto con el paciente, la relación que es el centro de la medicina”. Finalmente, el Dr. Hoppe invitó a los alumnos a transitar por el camino de la ética y a cuidar una relación “basada en la confianza que el paciente pone en nosotros”.

Juramento y premiación

Los estudiantes renovaron su compromiso con el Código Honor que ellos mismos definieron como su camino al profesionalismo al ingresar a la carrera de Medicina. Esta instancia fue presidida por el Dr. Juan Pablo Beca, director del Centro de Bioética, quien hizo referencia al cambio histórico de Chile para luego compartir con los alumnos el Código de Honor que elaboraron en primer año. Aquí se destacó la responsabilidad moral y el compromiso de vida de la profesión de médico que lleva siempre a la búsqueda de la excelencia. “Se espera y se supone que el médico tiene ciertas virtudes: se es compasivo, se es humilde, se es solidario”.

Añadió que al renovar el Código de Honor se recalcan las virtudes de los profesionales de la salud. “En cuatro años más tendrán más competencias, habrán cultivado actitudes y virtudes, harán el juramento Hipocrático. Hoy renovarán el Código de Honor”, anunció.

Además, los directores de AMCA, los doctores Francisco Saitua, Alberto Laporte y Sergio Carmona, entregaron los premios a los tres mejores alumnos de la promoción, consistentes en un fonendoscopio. El símbolo del comienzo de la actividad clínica fue recibido por Diego Pablo Bustos, Ana María Espinoza y Adolfo Ignacio Schwarzenberg.

La figura del Dr. Mönckeberg

El Dr. Fernando Mönckeberg al iniciar su conferencia dijo sentirse“encantado de estar acá porque siempre he estado relacionado con la docencia”. Señaló que la juventud es la edad de los principios, de los valores, de la honestidad, de la imaginación y que le resulta estimulante conectarse con ella y recibir su retroalimentación. De esta manera introdujo el tema de su conferencia: la desnutrición en Chile y cómo fue erradicada.“Hoy las cifras son muy distintas: la mortalidad infantil es de 7 por cada 1.000 nacidos vivos, la expectativa de vida es de 82 años para las mujeres y 78 para los hombres… ¿Qué ha pasado?… ¿Qué sucedió para este cambio tan profundo en tan corto periodo de tiempo? En 55 años hemos dado un salto y la realidad nuestra es semejante a la de los países desarrollados”, dijo para luego explicar sus investigaciones respecto a los daños causados por la desnutrición en los niños, de qué manera se logró erradicar y los cambios que este hecho generó en Chile.

Compartir