Cristian Mateo: un fonoaudiólogo en tierras brazucas

Durante su último viaje a Chile, conversamos con el fonoaudiólogo Cristián Mateo quien, gracias a un innovador software, pretende acelerar los procesos de mejoría de pacientes afásicos, tanto de Chile como de otras partes del mundo.

Con Francisco Pletsh, presidente del Consejo de Fonoaudiólogos del Estado de Parana y Santa Catarina

Con Francisco Pletsh, presidente del Consejo de Fonoaudiólogos del Estado de Parana y Santa Catarina

Cristián Mateo (25) estudió Fonoaudiología en la Universidad del Desarrollo y lleva un año y tres meses viviendo en Brasil. Si bien su viaje comenzó siendo recreativo, estando allá tomó contacto con especialistas locales que le cambiaron el rumbo. A la fecha, ha realizado tres “estagios” (pasantías): un mes en el Hospital de Policía Militar, un mes en la Clínica de Voz y una semana en el Hospital Santa Casa; y hoy está a punto de comenzar un magíster en “Profundización en disfagias orofaringias clínicas” en la Universidad de Sao Paulo.

Se trata de un programa especial para extranjeros, donde se condensan las horas de teoría y hospital para cumplir con el plan de estudio sin extender su visa, por lo que sólo debería volver a Brasil a defender su tesis.

“En lo personal, me siento fuerte en tratamiento de adultos, tanto en deglución como en lenguaje y habla. Además, el año extra que dura la carrera en Chile nos entrega más práctica en comparación con fonoaudiólogos titulados en Brasil, que sólo después de egresar entran a residencias, sistemas de bolsas (becas) o internados”, señaló.

Además de los trámites de documentación respectiva, entre los requisitos para cursar el magíster está el incorporarse a una pesquisa (proyecto). Para ello Cristián trabajará en un software de terapia para pacientes afásicos, que sufren trastornos del lenguaje por lesiones o daños cerebrales. Su tarea será adaptarlo a español chileno, incorporando el acento y modismos para reinsertar al paciente a su contexto local, tal como sus compañeros lo llevarán a Portugal, Egipto y otros dos países aparte de Brasil.

En el Hospital de Policía Militar

En el Hospital de Policía Militar

“Si bien es imposible sustituir la labor del fonoaudiólogo, éste pretende acelerar los procesos de mejoría al incrementar las horas de tratamiento. Así, por ejemplo, un paciente que tuvo un accidente cerebro vascular podría sumar 100 horas de terapia en su casa a las 20 horas de trabajo que realiza con un profesional”, comenta Mateo.

Su desafío no sólo es ayudar a personas con alguna secuela del lenguaje, sino también demostrar empíricamente la efectividad del programa con pacientes atendidos por alumnos de la Universidad del Desarrollo y fonoaudiólogos de la Clínica Alemana.

Compartir