Facultad de Medicina presentó “Canción de Navidad” en Municipio de La Granja

La presentación es parte de las funciones que el Centro de Humanidades desarrolla en la universidad y los campos clínicos.

Como parte de las actividades de vinculación con el medio, la Facultad de Medicina Clínica Alemana Universidad del Desarrollo presentó la obra “Canción de Navidad” en la municipalidad de La Granja; adaptación del clásico de Dickens, que fue interpretada por profesores, alumnos e hijos de funcionarios.

Las palabras de bienvenida las dio el doctor Ricardo Ronco, decano de la Facultad de Medicina CAS-UDD, quien -junto con destacar el trabajo actoral de los docentes y el mensaje tras la obra- agradeció la presencia de estudiantes de quinto y sexto año básico, y de algunos adultos mayores de la comuna, que asistieron como público a la función.

“A esta edad (10-11 años), los niños ya no creen en el Viejito Pascuero y vuelven a encontrar la Navidad en este tipo de actividades. Quienes vinieron a ver la obra tienen un buen desempeño académico y, para ellos, esto es un premio”, señaló Karen Garrido, presidenta del Centro de Padres del Colegio Dagoberto Godoy.

Al término de la actividad, Eliana Hurtado, presidenta del Club de Adulto Mayor “Amigos de la Salud” de La Granja felicitó a los actores a nombre del alcalde, del concejo consultivo y del Hospital Padre Hurtado.

El elenco estuvo conformado por Sebastián Calligaris, investigador del Centro de Medicina Regenerativa; Sonia Margarit, Guillermo Lay-Son y Sofía Catena, del Centro de Genética y Genómica; Isabel Abarzúa, directora de la Oficina de Apoyo a la Investigación, y Arieh Wallach, alumno de segundo año de Medicina.

Los roles de los niños fueron interpretados por: Isabella y Anna Luna Maturana, hijas de Carla Benaglio, vicedecana de Desarrollo; Raimundo y María Susana Phillips, hijos de Susana Dörr, directora del Centro de Humanidades; y Magdalena Dünner, hija de Isabel Abarzúa, parte de dicho elenco.

La dirección de la obra estuvo a cargo de Alejandra Rubio. Mientras que la musicalización, del violinista Héctor Marchant.

Compartir