Centenario dentistas: carrera de Odontología reconoce a sus docentes destacados

En el marco de la celebración de los cien años del reconocimiento de la profesión odontológica en Chile, la Facultad de Medicina Clínica Alemana Universidad del Desarrollo premió a profesionales destacados por su trayectoria y trabajo de excelencia.

El 27 de septiembre de 1917, hace cien años, se promulgó la Ley 3.301 que otorgó el reconocimiento jurídico al título de cirujano dentista en Chile. Con motivo de esta conmemoración, la carrera de Odontología de la Facultad de Medicina Clínica Alemana Universidad del Desarrollo, realizó una ceremonia de reconocimiento en la Clínica UDD de La Florida –su principal campo clínico-, donde se premió a los docentes Eduardo D´Acuña, Alfredo Gantz, Sonia Guerrero, Enrique Pérez, Emilio Zarzar por su labor, Fernando Gallardo, Teresa Pelissier y Ricardo Urzúa.

En presencia de autoridades, entre ellos el vicerrector de pregrado Juan Eduardo Vargas y la gerente general de Clínica UDD Isabel Gatica, además de docentes y alumnos, la vicedecana de las carreras de la salud, dra. Liliana Jadue, se refirió a la importante misión valórica de los profesionales egresados. “La Odontología es una profesión con vocación humanitaria y es imprescindible que esté integrada por profesionales con actitudes y disposiciones valóricas orientadas al bien integral del paciente, tenemos la certeza de que formamos profesionales como personas de bien, con amor por el trabajo bien hecho”, señaló.

En tanto, el director de la carrera de Odontología dr. Danilo Ocaranza se dirigió a los presentes con un emotivo discurso para agradecer a aquellos que trabajan de la mano con la odontología y destacar el estrecho trato que son capaces de desarrollar con el paciente en camino a entregar sonrisas.

“Trabajamos en un territorio sagrado, centro de la comunicación oral, la alimentación y el amor. Hoy, con el avance digital, incluso, diseñamos sonrisas. Y esta es, a mi entender, la tarea más hermosa que acomete un cirujano dentista, devolver la sonrisa a un rostro humano. Es este acto de preocupación por el otro el que distingue todo su quehacer. El que despierta vocaciones, el que motiva a seguir aprendiendo” sostuvo el dr. Ocaranza.

Compartir