Un total de 36 alumnos participan de este programa, el cual cubre una necesidad de formación, que actualmente no realizan otros postgrados.

La inauguración de la sexta edición del diplomado semipresencial en Epidemiología de Campo, impartido por el Centro de Epidemiología y Políticas de Salud (CEPS) de la Facultad de Medicina Clínica Alemana Universidad del Desarrollo, se llevó a cabo en las instalaciones del Instituto de Ciencias e Innovación en Medicina (ICIM). En la actividad, en la cual participan 36 alumnos, se enfatizó el propósito del curso, que es contribuir en la formación de profesionales para el control de riesgos y daños en la salud pública nacional e internacional.

Desde hace varios años, diversos profesionales que trabajan en áreas de vigilancia epidemiológica a lo largo de Chile, participan en este exitoso postgrado. Debido a que se trata de un programa que apoya al fortalecimiento de las capacidades de vigilancia y respuesta del país, cada año tanto el Ministerio de Salud como la Organización Panamericana de la Salud (OPS), financian algunos cupos destinados a profesionales que se desempeñan en Epidemiología del Ministerio de Salud y Seremis de Salud.

En este sentido, la Dra. Andrea Olea, Directora Técnica del Diplomado, resaltó la importancia que tiene éste para las distintas organizaciones y profesionales de la salud. “Nosotros cubrimos una necesidad sentida de formación en Epidemiología de Campo para investigación y control de brotes, que actualmente no realizan otros programas de postgrado. De allí, que el Ministerio de Salud y la OPS envían anualmente profesionales a participar de este Diplomado”.

Por su parte, la Coordinadora Académica del Diplomado, Soc. María Isabel Matute, indicó que el éxito está en responder a esta necesidad de capacitación, entregando herramientas a quienes se desempeñan en el área, con un enfoque centrado en la epidemiología aplicada, que les permite dar respuesta rápida a situaciones de riesgo para la salud de la población.

Las clases son realizadas por docentes con experiencia en investigación y manejo de brotes, y se trabaja con una modalidad B-learning, que facilita el acceso a personas que no residen en la Región Metropolitana o que por razones laborales no pueden hacerlo de manera presencial.