Pietro Raggio: enseñar dentro y fuera del laboratorio

Hace clases desde hace ocho en la Facultad de Medicina CAS-UDD. Partió en Enfermería y hoy es coordinador de Matemática y Física del Plan Común. Un trabajo académico a tiempo completo, al que suma los constantes voluntariados impulsados por sus estudiantes.

IMG_3080

El gusto por las matemáticas y por los trabajos sociales del profesor Pietro vienen de la educación media, que la cursó en el Liceo Manuel de Salas. El amor por la enseñanza la descubrió cuando entró a estudiar Pedagogía en Matemática en la Pontificia Universidad Católica de Chile. La pasión por el club de fútbol de la Universidad de Chile –admite- es desde siempre.

La inagotable energía es quizás la principal característica de este docente que, además de trabajar a tiempo completo en la UDD y de apoyar y participar en los voluntariados de sus estudiantes, también entrena fútbol tres veces por semana y va todos los días a dejar y a buscar al colegio a sus hijos de ocho y cinco años.

En los horarios de clases siempre está en su laboratorio en el campus Rector Ernesto Silva Bafalluy, un espacio que está equipado con los utensilios necesarios para desarrollar el pensamiento lógico y explicar la física de una manera sencilla y aplicada al cuerpo humano, que también se ha convertido en un lugar de encuentro con todo aquel que quiera emprender un proyecto social.

Estar en un centro de educación con jóvenes y más aún en una facultad de salud, nos desafía a potenciar a nuestros chiquillos en pensar la sociedad que quieren y ayudar a conseguirla”, explica el profesor Pietro de 39 años que hoy, junto a su incondicional equipo de ayudantes (fueron 18 en 2014), guía el voluntariado más grande organizado por estudiantes de la Facultad de Medicina CAS-UDD: Voluntariado del Hospital de Peumo (ver más acá).

Además de la UDD, el profesor Pietro ha hecho clases en el Colegio Institución Teresiana –en donde aprendió a realizar clases personalizadas, las mismas que intenta replicar acá- y en el área de postgrado para profesores de Educación Básica de la Universidad Diego Portales.

Me gusta mucho lo que hago, me apasiona hacer clases. Me gusta el trato humano, me gusta conocer a mis alumnos. Hoy la educación no puede ser vertical, debe ser horizontal y eso se transmite cuando los profesores son comprometidos, cuando acompañamos a los alumnos en su aprendizaje”, concluye.

Compartir