Sonia Guerrero: docente de Odontología

Hace algunos días, TVN incluyó su testimonio en un reportaje sobre cómo es trabajar a los 90 años, pero más allá de la edad, queremos destacar la trayectoria y las ganas de vivir de esta profesora de postgrado UDD.

Acaba de cumplir 84 años y no pierde su entusiasmo ni su encanto por la enseñanza. Es una de las pocas doctoradas en Odontología del país, y no duda en transmitir, generosamente, sus conocimientos a los alumnos del diplomado en Ortopedia y Ortodoncia en Anomalías Dentomaxilares, Dentición Temporal y Mixta Primera Fase de la Universidad del Desarrollo, que actualmente dirige.

Dra Guerrero

Querida por todos y con una amplia experiencia en Educación Superior, la doctora Sonia Guerrero siempre tuvo interés en el área de la salud.

Creció en Santiago siendo hija única y al salir del colegio quiso estudiar Medicina, pero el delicado estado de salud de su madre hizo que privilegiara la duración de la carrera, ingresando a Enfermería. Cuidó de ella y, una vez recuperada, decidió estudiar Odontología.

Se define como una mujer optimista y creativa, que pone dedicación, amor y perseverancia en todas las cosas que hace. Fue justamente el último de estos rasgos que la llevó no solo a concluir dos carreras en la Universidad de Chile, sino también a realizar la especialidad en Ortopedia y Ortodoncia y cursar dos magísteres y un doctorado en Medicina Odontológica en la Universidad de Hamburgo, Alemania, becada por la Fundación Alexander von Humboldt.

De aquella experiencia recuerda que fue con lo justo y que tal como se las arregló con el idioma, debió adaptarse a hospedar en albergues juveniles y basar su alimentación en yogurt y manzana para conocer ciudades y clínicas de Ortodoncia en Europa; lejos de su esposo e hijos por dos años. Lamentablemente, el mayor de ellos falleció al concluir sus estudios universitarios.

Pero de momentos duros se forja el carácter y la actitud siempre positiva de la doctora Guerrero es lo que más destacan quienes están alrededor, y lo que más motiva a su equipo y estudiantes.

“Me encanta la clínica, enseñar a los alumnos, tomar su mano y ayudarlos. Yo creo que la docencia es mi misión en la vida. Me gusta mucho transmitir conocimientos y entregar todo lo que sé; me hace feliz”, señala la doctora Guerrero, quien por más de 60 años ha ejercido la docencia en universidades como la U. de Chile, Diego Portales, Andrés Bello y Mayor, tanto en pre como postgrado.

Hoy, la doctora goza de una energía admirable. De sus aficiones de juventud -atletismo, tenis y ping pong- pasó al tejido, pilates, tai-chí y baile entretenido. Estas actividades, sin duda, ayudan a mantener su cuerpo y mente ágil para aprender nuevas técnicas odontológicas y de enseñanza, que le permitan continuar haciendo aquello que más la gusta y que todos valoran: educar.

“Me siento feliz del éxito docente que mi misión ha alcanzado, pero no basta solo un líder, se necesita de una equipo de trabajo mancomunado. Por ello, manifiesto mi agradecimiento a la doctora Tamara Martínez y al doctor Martín Pedemonte por haberme acompañado en este camino”, concluyó.

Compartir